Movimiento Infantil y Juvenil Lasallista

El Director de la Institución es quien designa al Coordinador General del Movimiento Infantil y Juvenil
Lasallista, el cual es el principal enlace con la Comisión de Pastoral Educativa y colabora a la unidad del Movimiento en la Institución. El equipo de Pastoral apoya y estimula la creación y vitalidad del Movimiento Infantil y Juvenil Lasallista en la comunidad educativa.

a. DE LOS GRUPOS:

Estructura y formación por niveles según las dimensiones de la persona.

El asesor del nivel debe elaborar y presentar su programa anual al Director de la Institución y al responsable de la comisión, al inicio del año escolar, de acuerdo al programa establecido para el nivel del Movimiento. (Ver programa de Formación por niveles en http://lasalle.edu.mx/pastoral/movimiento-infantil-y-juvenil/).

Los niveles son:

Estrellas.
Estrellas lo forman alumnos de cuarto y quinto de Primaria que por lo general tienen entre 9 y 10 años. El escudo del nivel está compuesto por una estrella amarilla de cinco picos sobre un fondo verde que representa la esperanza y la fe. Así mismo representan a los ideales lasallistas de fe, fraternidad, servicio, compromiso y justicia dentro de la vida misma expresada en el color verde.

Cheurón.
El nivel de formación Cheurones lo forman alumnos de sexto de primaria y 1º año de Secundaria que tienen entre 10 y 11 años. El escudo del nivel está compuesto por tres cheurones dorados en un fondo azul que representan el valor, el heroísmo y sacrificio que se emplea por la búsqueda de la verdad.

Torre.
El nivel de formación Torre lo forman alumnos de 2º y 3º Secundaria que tienen entre 12 y 15 años de edad. El escudo del nivel está compuesto por una torre en un fondo rojo que representa la fortaleza, la seguridad, la firmeza y la integración que se da con entusiasmo, sagacidad, astucia y amor en un ambiente de unidad a pesar de las adversidades.

Salla
El nivel de formación Salla está integrado por alumnos de Bachillerato que por lo general tienen entre 15 y 18 años de edad. El escudo del nivel está compuesto por una corona con la leyenda “Salla” sobre un fondo negro. Que representan la lucha, el servicio y honor con el cual deben encarar al mundo.

Indivisa Manent
El nivel de formación Indivisa Manent lo forman ex alumnos de Bachillerato, alumnos universitarios de las Instituciones Educativas Lasallistas, ex voluntarios jóvenes u otros lasallistasque se sienten atraídos por el carisma y espiritualidad. El escudo del nivel está compuesto por una banda blanca con la
leyenda Indivisa Manent en un fondo amarillo que simboliza la fidelidad al carisma, continuidad y compromiso desde la sabiduría, la experiencia y riqueza propia.

b. SEGUIMIENTO AL PROGRAMA ESTABLECIDO POR NIVELES.

El Coordinador General del Movimiento es el responsable de darle seguimiento al programa establecido por niveles en la Institución.

a. DEL ASESOR:

Responsable por nivel.
Para cada nivel habrá un Asesor responsable ante el Coordinador General del movimiento de la Institución, el cual a su vez podrá apoyarse en Animadores según el número de integrantes y las actividades realizadas. El Asesor que prepara a los animadores deberá tener una experiencia mínima de tres años y es designado por el Coordinador General del Movimiento de la Institución. El Asesor procura la participación en la preparación de las sesiones para los grupos y fomenta el trabajo colaborativo.

Vínculo con el Departamento de Pastoral.

El Asesor debe participar y tener comunicación entre compañeros, Coordinador General y el Departamento de Pastoral de la Institución en cuanto al trabajo con el grupo y coordinarse para actividades especiales como misiones, campañas, apostolados, etc.

Asesoría y preparación de las sesiones de cada grupo.
Cada Asesor es el responsable de la preparación de la sesión de su grupo, el cual podrá apoyarse con sus Animadores, y deberá realizarse periódicamente (semanal o quincenalmente).

Supervisión.
El Asesor es quien será responsable de supervisar la realización del programa, la preparación y la realización de las sesiones a través de observación directa, entrevistas y reuniones asignadas para tal efecto según sea el nivel, así como el trabajo realizado por sus animadores. Ésta deberá ser de manera periódica y permanente.

Evaluación.
El Asesor o equipo de Asesores evaluarán semestralmente el trabajo realizado por los animadores, así como las sesiones de su grupo a través de la observación directa, entrevistas y reuniones calendarizadas para tal efecto.

El Coordinador del movimiento evaluará el trabajo realizado por los distintos grupos en reuniones con los asesores de los diferentes niveles y con el Responsable de Pastoral de la Institución.

b. DEL ANIMADOR

Cada Asesor podrá tener de uno a tres Animadores por nivel, (dependiendo del número), los cuales deben apoyarlo en la planeación, organización y realización de las sesiones.

c. DE LAS SESIONES

Organización general de las sesiones.
La organización de cada sesión por nivel debe seguir los esquemas preparados para tal efecto los cuales son: planeación de actividades por sesión, registro de logros y hoja de alumno las cuales se encuentran en la página del Movimiento y Manual de Pastoral Juvenil.

Frecuencia.
La frecuencia de las sesiones de los grupos puede ser semanal, quincenal o mensual, de acuerdo a la realidad de cada Institución y deberá establecerse en un horario accesible para los miembros de cada nivel (se sugiere dedicar una tarde a las semana en la Institución exclusivamente a los grupos).

Apostolados.
Los apostolados deben realizarse buscando los objetivos establecidos en la dimensión apostólica de cada nivel. Éstos deberán coordinarse entre los diferentes grupos y en comunicación con el Coordinador General del Movimiento y el Departamento de Pastoral de la Institución.

Establecer con claridad el apostolado que deben realizar los grupos:

  • Estrellas y Chevrones: Al menos una al semestre de contacto directo con grupos vulnerables.
  • Torre: Al menos una al mes en contacto directo con grupos vulnerables.
  • Salla: Semanal, privilegiando la catequesis en colaboración con parroquias en zonas populares.