Historia

letrero NuestraHistoria

.

.

.

.

San Juan Bautista De La Salle nace el 30 de abril de 1651 en Reims (Francia). Falleció el 7 de abril de 1719 en Rouen (Francia) y declarado Patrono especial de todos los educadores por Pío XII en 1950. Nos ha legado sabias enseñanzas, revolucionarios métodos de pedagogía, preciadas virtudes y también un Emblema Nobiliario.

He aquí uno de los motivos que debe llevarnos a la interpretación de los simbolismos que encierran estos escudos. Breves pinceladas sobre los motivos ornamentales del escudo ducal de la Familia LA SALLE, establecida en Champagne, Francia.

Escudo de la Familia de San Juan Bautista De La Salle, fundador de las Escuelas Cristianas.

INTERPRETACIÓN DEL ESCUDO LA SALLE

LAS ARMAS el motivo principal que va al centro lleva un escudo acuartelado en cruz. En los cuarteles primero y cuarto aparecen unas torres almenadas en oro sobre fondo rojo. Estas torres significan grandeza, elevación, asilo y a la vez vanguardia. En los cuarteles segundo y tercero se ven 3 chevrones o estacas rotas en plata sobre fondo azur (azul), dos en alto y una en punta. Estos símbolos, fueron agregados a las armas de los antepasados de los La Salle. Este último detalle es una representación simbólica que recuerda ciertos hechos históricos: En 818 (Siglo IX) JOAN SALLA expulsó a los moros del país Urgel, Cataluña. En aquella batalla, Joan Salla peleando al lado de ALFONSO EL CASTO, Rey de Oviedo, cayó junto al monarca con las piernas quebradas. A manera de soportes laterales aparecen dos leones de oro coronados y armados. El león significa vigilancia, autoridad y dominio, portando las mismas armas que también se observan en los citados cuarteles primero y cuarto. Hay en la parte superior un yelmo con corona ducal y adornado de lambrequines. El yelmo significa valor.

Tiene como divisa “QUE SIEN TOUSETEN LIGAR AMALE”, frase bearnesa que significa “ESTEMOS UNIDOS”. Los de la Salle de Reims usaban análoga divisa pero en latín “INDIVISA MANENT”, que significa PERMANEZCAMOS UNIDOS. Su grito de guerra SALLA, nombre primitivo de la familia, que era originaria de Cataluña, de donde se deriva el emblema de los cuarteles segundo y tercero del escudo central: sobre campo azul cargado de tres Cabrillos o mejor, estacas brisadas (rotas) de oro, dos en alto y una en punta. La forma ortográfica del apellido SALLA, al pasar al francés, cobra en su escritura el nombre que actualmente conocemos: LA SALLE.

Colores   :

  1. Rojo: fortaleza, victoria
  2. Blanco: pureza, integridad,
  3. Negro: prudencia
  4. Amarillo: nobleza, sabiduría
  5. Azul: Justicia

 

ORIGEN DE LAS ESCUELAS LASALLISTAS CRISTIANAS

Juan Bautista De La Salle, fundador del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, Patrono de los Educadores Cristianos vivió en un mundo totalmente diferente al nuestro. Fue el primogénito de una familia acomodada que vivió en Francia hace 300 años. Cuando murieron sus padres tuvo que encargarse de la administración de los bienes de la familia.

Pocas personas vivían con lujo, mientras que la gran mayoría vivía en condiciones de extrema pobreza, los campesinos en las aldeas y los trabajadores miserables en las ciudades. Un número reducido de familias podía enviar a sus hijos a la escuela, los niños tenían pocas o nulas posibilidades para el futuro. Conmovido por la situación de estos pobres que parecían “tan alejados de la salvación”, tomó la decisión de poner todos sus talentos al servicio de esos niños, “a menudo abandonados a sí mismos y sin educación”.

Organizó la Comunidad de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, sin embargo, enfrentó la oposición de las autoridades eclesiásticas que no deseaban la creación de una nueva forma de vida religiosa, una comunidad de laicos consagrados ocupándose de las escuelas “juntos y por asociación”. Los precursores educativos de aquel tiempo, quedaron perturbados por sus métodos innovadores e inclusivos, indiferente al hecho de saber si los padres podían pagar o no.

A pesar de varios obstáculos, De La Salle y sus Hermanos lograron crear con éxito una red de escuelas de calidad, caracterizada por el uso de la lengua materna, grupos de alumnos reunidos por niveles y resultados; proporcionando formación religiosa basada en temas originales, preparada por maestros con una vocación religiosa y misionera a la vez, por la implicación de los padres en la educación.

Fallece en 1719, a unas semanas de cumplir 68 años. En 1900, Juan Bautista de La Salle fue declarado Santo.

Juan Bautista de La Salle fue el primero que organizó centros de formación de maestros seglares, cursos dominicales para jóvenes trabajadores, escuelas de aprendizaje para delincuentes (primeras instituciones para la reinserción), escuelas técnicas, escuelas secundarias de idiomas modernos, artes y ciencias. Su obra se extendió rapidísimamente en Francia. Hoy, las escuelas lasallistas tienen presencia en 85 países a lo largo del mundo.

Nombre Oficial y Escudoescudo signum fidei

La congregación religiosa fundada por San Juan bautista De La Salle, lleva por nombre oficial, Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Su escudo consiste en una estrella de cinco puntas con la leyenda en latín: Signum Fidei (Signo de Fe).

La estrella simboliza el ideal apostólico de los lasallistas y el campo de acción, la Tierra entera, los cinco continentes. La Fe, es motor de sus acciones y razón de su preocupación.

El Escudo La Salle tiene como divisa ” QUE SIEN TOUSETEN LIGAR AMALE”, frase bearnesa que significa “ESTEMOS UNIDOS”. Los de la Salle de Reims usaban una divisa análoga pero en latín “INDIVISA MANENT”, que significa PERMANEZCAMOS UNIDOS.

 

EL INSTITUTO LA SALLE DE CHIHUAHUA

TerrenoA finales de la década de los 50, un grupo de empresarios de Chihuahua asumen el compromiso de ofrecer en el Estado la reconocida formación Lasallista, avalada con más de 250 años de experiencia y en más de 80 países en el mundo.

Su propuesta de promover la educación, así como de fomentar y desarrollar la filosofía de San Juan Bautista de La Salle , un hombre dedicado a la educación de los niños y jóvenes a través de la promoción humana y cristiana, es recibida con entusiasmo por el entonces Obispo de Chihuahua, Don Antonio Guizar Valencia.

Por el año de 1958 Don Leopoldo Mares, Salvador Creel, Eloy Vallina, Humberto Mares, Luis Monroy y Jesús Mesta, entre otros , inician las gestiones ante la comunidad lasallista para construir aquí un instituto.

De esta manera, respondiendo a una serie de necesidades de la región como es la formación integral de los niños, en Septiembre de 1959 , abrió sus puertas a la comunidad chihuahuense en unos salones ubicados en Nombre de Dios, junto a las instalaciones de lo que era el Hospital Verde. La primaria del Instituto La Salle inició bajo la dirección de Don Vicente Bustos, laico que había trabajado en los campus de México y en la Laguna.

Sin embargo, la tarea no fue fácil y presentaba muchos obstáculos a superar para sus fundadores. Uno de los inconvenientes mayores fue el edificio, que mostraba varias deficiencias ya que estaba cimentado sobre un terreno muy irregular y estaba cercano a las vías del ferrocarril, por lo que los alumnos con facilidad perdían la atención en las clases. La comunidad organizada tuvo que buscar medios para que la idea original no se truncara. De esta manera, en 1964, llegan los Hermanos de la Congregación de La Salle, Antonio Pulido, Antonio Deloya y Gilberto Lozano , quienes para beneficio de la comunidad asumieron la responsabilidad del Instituto.

De acuerdo con el Hermano Gilberto Lozano, quien a la edad de 31 años fungió como director de Instituto , el principal reto a vencer era la desconfianza entre los padres de familia, ya que el colegio no reportaba ganancias económicas y tenía inscritos muy pocos alumnos. Sin embargo, con la esperanza en el mejor aliento, las madres de familia empezaron a trabajar día y noche por el beneficio de la escuela, mencionaba el hermano Lozano. Se nombró como presidente del patronato a Jesús Mesta y la parte económica empezó a tener otra dimensión, lo que despertó mayor confianza en la comunidad.

El futuro pintaba alentador, por lo que con una visión integral que involucraba al estudiante, la familia y la comunidad en un nuevo proyecto educativo, se organizó una reunión con aproximadamente 30 empresarios para exponerles el cambio de ubicación del Instituto, quienes apoyaron la obra para que en corto plazo se estrenaran instalaciones. Así, con el apoyo de Don Tomás Valles , quién donó no sólo las dos hectáreas que se requerían, sino diez en la superficie que actualmente ocupa el colegio, se iniciaron las obras de construcción.

Terreno2

Llegamos sin nada, ante la visión negativa por la localización de la escuela y tenerla que cambiar fue una experiencia que nos enriqueció como seres humanos, ya que hombres y mujeres empezaron a apoyar, poniendo en nuestras manos una confianza ilimitada, mencionaba el Hermano Gilberto Lozano.

El entusiasmo por realizar la obra era tal que se organizaron los miércoles deportivos, bailes y kermesses, entre otras actividades, con la finalidad de reunir fondos para el nuevo colegio. Con el apoyo de CAPCE , organismo gubernamental, se construyó en 1968 la primera etapa de un proyecto muy amable, luminoso y cómodo donde se recibió al año siguiente a la comunidad educativa, conformada entonces ya no solo por alumnos de primaria, sino también de secundaria.

“El proyecto del nuevo campus, fue basado en la fe y el trabajo de muchos hombres y mujeres que hicieron suya la misión de ofrecer lo mejor para el desarrollo de la educación Lasallista.

Iniciamos la construcción de la primera fase del proyecto uniendo recursos generados por la Institución, aportaciones, donativos y con el apoyo de la comunidad en general”, declaró el Hermano Gilberto Lozano

Así, hoy el Instituto La Salle Chihuahua, cuenta con mas de 55 años (desde 9/Sep/1959) de historia, en la formación de la niñez y juventud chihuahuense. A lo largo de más de 5 décadas, sus instalaciones han sido modernizadas y equipadas para contribuir a la formación integral de sus alumnos. Actualmente el Instituto atiende a más de 1800 alumnos en las áreas de preescolar, primaria, secundaria y preparatoria y su centro comunitario . Y en este nuevo milenio, también escribe una nueva página en su larga y enriquecedora historia, al abrir las puertas de la Universidad La Salle Chihuahua.

 

MARCO AXIOLÓGICO

La Libertad es el valor que sintetiza la orientación de la labor educativa lasallista. Como ejercicio de la autodeterminación, como la capacidad de autodirección en un mundo lleno de condicionamientos. La libertad es educable y promueve en los alumnos la opción por la vida, por el compromiso de trascender, por la búsqueda de una sociedad más humana, justa y equitativa.

Dicha libertad se educa promoviendo los tres valores fundamentales: Espíritu de Fe, que ilumina las decisiones a partir de Dios; Fraternidad, como un estilo de vida que implica compromisos con proyectos dirigidos a la comunidad, y Servicio, como una actitud transformadora en términos de solidaridad y equidad.

Siendo congruentes con la actitud transformadora que sustenta la Filosofía Lasallista, recientemente, recientemente se realizó una reestructuración a la Misión y Visión que se utilizaron en el Instituto La Salle de Chihuahua desde el año 2003, previo a la primera Certificación en Calidad Educativa. Después de un análisis colegiado por parte de los integrantes del Comité de Calidad Educativa, supervisados por el Hno. Rodrigo Sandoval, se reconstruyeron ambos fundamentos distintivos, respetando siempre la esencia de nuestro Fundador San Juan Bautista de La Salle.

  • Misión

Formar y Educar Personas de manera integral y con calidad humana, sustentados en valores evangélicos e inspirados por el carisma lasallista.

  • Visión

Forjar personas con valores evangélicos, comprometidas con la transformación de la sociedad, con calidad humana y académica; a fin de que trasciendan e impacten positivamente en su entorno.

  • Ideario

La Escuela Lasallista es el lugar de Evangelización, de formación humana y científica, en donde las personas se desarrollan, construyen y vitalizan una Comunidad Educativa, se comprometen en la promoción de la Justicia, en el Servicio del necesitado, buscando la propia realización y la de su Comunidad a la luz de los Valores Evangélicos.