Ideario

letrero Ideario

 

 

 

 

La Escuela Lasallista es el lugar de Evangelización, de formación humana y científica, en donde las personas se desarrollan, construyen y vitalizan una Comunidad Educativa, se Comprometen en la promoción de la Justicia, en el Servicio del necesitado, buscando la propia realización y la de su Comunidad a la luz de los Valores Evangélicos

  1. La Fe  ocupa el lugar primordial en nuestro quehacer, mediante ella valoramos el mundo, la historia y la cultura.  Aceptamos la acción educativa como una misión confiada por Dios; anunciamos explícitamente el Evangelio configurando nuestra vida a sus principios y fines.
  2. Partimos del principio que todo ser humano es persona, es decir, una naturaleza dotada de inteligencia y de libre voluntad; y, por tanto, es sujeto de derechos y deberes, los cuales respetamos, tutelamos, promovemos y defendemos.
  3. El hombre, como fruto de la iniciativa creadora de Dios, es un ser con dignidad que posee conciencia y libertad su actuar es consciente, libre y responsable.
  4. Concebimos al hombre como una vocación, es decir, un ser llamado a la plena actualización y realización de sí mismo; su vocación lo hace un ser dinámico y abierto al futuro.
  5. Orientamos y coordinamos toda la acción educativa, para que el alumno sea agente de su propia formación, constructor de una comunidad fraterna y promotor de la justicia y la paz.
  6. Formamos para el servicio a la comunidad, animando a la participación, a la colaboración, a la disponibilidad, a la generosidad y a la solidaridad, especialmente con los más necesitados.
  7. La formación integral del estudiante requiere profesionalismo, atendiendo a las exigencias concretas que imponen los cambios, nos renovamos y adaptamos constantemente para fomentar la calidad en los estudios.
  8. Ponemos especial énfasis en la formación de las virtudes, de los hábitos y de los valores humanos y cristianos.
  9. Cuidamos la integración de los valores  familiares, morales, intelectuales, deportivos, cívicos, sociales, económicos, políticos y religiosos.
  10. Educamos para que el alumno se descubra como ser individual, único e irrepetible, autónomo, creativo, consciente de su dignidad de persona, capaz de respetarse y valorarse; a la vez que, como ser social e histórico, aprecie a  México en su pasado, su presente y su futuro, se eduque en la correcta administración de los bienes materiales, tome conciencia crítica frente a la sociedad de consumo y fomente en su vida una actitud de austeridad y desprendimiento.